Usted está en la página

LA VIDA MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Mundo Espiritual

 

 

Primera página

Reincarnation

Quien invento la reencarnación?

Acción y reacción

Mundo espiritual

Transcomunicación  instrumental

Investigación Científica

Los fenómenos de Hydesville

Allan Kardec

Mediunidad

Obsesión espiritual

¿Fe o razón?

Biblia 

El Gólgota y el Tabor

 El Comforter

Quien fue Jesús?

Enfermedades

La oración

La Compasión en el

concepto budista

 

 

Donde están nuestros entes

queridos que murieron?

 

 

 

Para oír

 

 

La vida más allá de la muerte

 

Una pregunta cada vez más frecuente se refiere a la  continuidad de la  vida después de la muerte.

Innumerables científicos e investigadores se dedican a buscar esas respuestas y ellas indican que no nos acabamos con la muerte; las religiones también afirman que, de alguna forma, la vida continua después de esta vida, ni que sea en estado latente, aguardando la resurrección de los muertos.

Solo que de ahí surge una cuestión de la más alta importancia: si todos hemos de morir un día, como estaremos en ese más allá de la vida? Será que vamos quedar almacenados en algún galpón celestial, aguardando el juicio final? O quien sabe, postrados delante del trono divino, en adoración, por la eternidad afuera? O talvez sentados en el borde de una nube tocando arpa?

¿Será que una naturaleza dinámica, como la del ser humano, iría suportar un estado de inactividad, inocuo y vacío, por toda la Eternidad?

Son los propios espíritus que han dado las más completas explicaciones sobre ese otro lado de la vida. Esas informaciones han llegado, principalmente a través de la psicografia, por intermedio de innumerables médiuns, en los  diferentes puntos de la Tierra y en las más diversas épocas. También pela TCI – Transcomunicación Instrumental, los espíritus que se comunican a través de aparatos electrónicos, pasan informaciones semejantes.

En esos mensajes, dirigidos en su mayoría a parientes y  amigos, los espíritus cuentan como fue  su pasaje hacía la dimensión espiritual y  como es esa nueva realidad.

Las primeras noticias más detalladas sobre ese mundo espiritual llegaron a través del Reverendo G. Vale Owen, vicario de Oxford, al psicografiar mecánicamente mensajes de su madre, ya fallecida y  posteriormente, de otros espíritus más esclarecidos o adelantados. Esos mensajes, verdaderos reportajes sobre esas dimensiones invisibles a nosotros, fueron publicados em1920-21.

Mas el portador de las mas amplias y  detalladas noticias sobre la dimensión espiritual, la vida y  actividades de sus habitantes es el espíritu André Luiz, en los 11 libros psicografiados (Brasil) por el médium Francisco Candido Xavier (Chico Xavier): Nuestro Hogar, Los Mensajeros, Misioneros de la Luz, Obreros de la Vida Eterna, En el Mundo Mayor, Liberación, Entre la Tierra y  el Cielo, En los Dominios de la Mediunidad, Acción y  Reacción, Sexo y  Destino, Y la Vida Continua.

André Luiz nos muestra que ese otro lado de la vida es muy parecido con el  lado de acá. Hay muchas semejanzas. Ninguno queda vagando en el espacio como alma en pena, ni tocando arpa en el borde de una nube. El mundo espiritual, para los espíritus, es  tan real y  dinámico como el mundo físico es para nosotros.

Es por eso que muchos espíritus no saben, o no consiguen creer, que ya murieron. Son de aquellos que piensan que al morir irán para el cielo o el purgatorio, o así mismo para el infierno, o entonces que la muerte irá extinguirlos de una  vez. Más al  contrario de eso, se encuentran casi  como antes. Muchos vuelven hacia  el hogar, hacia los ambientes del trabajo o de  ocio. Ven  las personas, hablan con ellas, mas como es natural, las personas no les dan la menor atención. Por eso piensan que quedan como locos, o que están viviendo una pesadilla interminable. Muchos asisten al propio velorio y  entierro, mas no aceptan la idea de que aquellos funerales sean los suyos.

Muchos espíritus en esa condición se aproximan de alguna persona, generalmente algún pariente o amigo y pasan a nutrirse de sus energías, transmitiéndole al mismo tiempo sus males, pudiendo provocar innumerables síntomas físicos y psíquicos que la medicina no encuentra como curar.

Una de las actividades de los centros espiritas, principalmente en el  Brasil, es  el esclarecimiento a esos espíritus, conocidos popularmente como “sufridores”. Ellos se incorporan al médium y  el  adoctrinador conversa con ellos explicándoles la realidad. Todo el grupo  envuelve al hermano sufridor en vibraciones de paz y  de amor. Es así  como el se alivia y  consigue mejorar su propia frecuencia vibratoria.

Esa elevación vibratoria es necesaria para que el pueda ser socorrido por los espíritus benefactores y  llevado para el  tratamiento en un  local adecuado, en la dimensión espiritual.

Mas hay  también aquellos que, después de la muerte del cuerpo físico, en su retorno al mundo espiritual, se encuentran más o menos conscientes de lo que está ocurriendo, o sea, saben, o así  mismo desconfían que desencarnaran, o “murieron”.

Cuando alguien desencarna (muere) es  muy importante que reciba vibraciones de paz, en vez de las manifestaciones de desespero que generalmente acontecen en esas situaciones.

Muchos espíritus han relatado a través de la mediunidad sus dramas, sufrimientos y  aflicciones, por causa del desespero y  desequilibrio de los parientes y  amigos, después sus desenlaces. Ellos dicen que las lágrimas de los seres queridos que quedaron en laTierra, sus vibraciones angustiadas, llegan a ellos con mucha intensidad, provocándoles sufrimientos y  aflicciones incontables. 

Por eso, delante de la muerte, la actitud de los presentes debe ser de respeto, serenidad, equilibrio  y por encima de todo, oración. El  recién-desencarnado necesita de paz y  de mucha oración.

 PREGUNTA OPORTUNA

¿Que es la  frecuencia vibratoria?

Es  pensamiento y la  emoción  produce lo que se conoce como vibración y  su tenor refleja lo que hay en nuestra alma, definiendo la frecuencia de esa vibración, desde la más baja hasta la más elevada que  nuestra condición pueda generar.

El escritor Francisco Carvalho, en el  libro Influencias Energéticas Humanas, elabora una escala imaginaria que va de cero a cien grados, con los siguientes valores: en el  grado cero tendríamos el odio, emoción del más bajo tenor vibratorio; en los 10 grados los deseos de venganza; en los 20, la envidia, el  celo; en los 30, el  rencor, el mal humor, los resentimientos y  así en adelante, hasta los neutros, en los 50 grados. En los 70, ya  en un una faja positiva, tendríamos la esperanza; en los 80, la fe; en los 90, la oración y la alegría y finalmente, en los 100, el amor, la  más fuerte vibración de tenor positivo.

Todavía en la escala de vibraciones de bajo tenor podemos acrecentar las innumerables “endurecimientos” de naturaleza inferior, como los más diversos estados de vicios, la crueldad, la perversidad, los muchos tipos de perversión, las conversaciones orientadas a las más bajas pasiones, los más diversos vicios, etc.

Ya  para elevar el tenor vibratorio, también podemos acrecentar los sentimientos nobles, las lecturas y  conversaciones orientadas para asuntos ligados a la  religiosidad, a la  fraternidad, al amor puro; la alegría sana  y  la meditación en temas luminosos, en fin, todo lo que pueda abrir canales entre nosotros y las fuerzas más altas da vida.

Esas informaciones tienen base en las pesquisas científicas como aquellas, bastante conocidas, realizadas en universidades norte-americanas, en las cuales un grupo de personas vibraba con odio y  deseo de destrucción hacia las  plantas colocadas un una sala. Otro grupo vibraba amor y  afecto hacia  otras plantas en otra sala. Las primeras sufrieron los efectos dañinos de esas vibraciones, se  marchitaron y  muchas llegaron a morir. Las otras, las que recibieron vibraciones de amor, quedaron más vistosas, más bellas. Ahora, si una planta sufre la influencia de vibraciones, que se dirá en un ser humano!

 

 

 

 

 

 

Siempre que alguien te ofenda o  cuando

estuvieres en presencia, en las proximidades o así mismo

pensando en la  persona que te amarga

 o con la cual antipatizas, haz el siguiente ejercicio:

“Respira profundo, buscando relajarte.

Procura expandir el corazón con amor y  di mentalmente:

“Quiero que tu, Fulano, estés en paz.

Quiero que estés bien, con salud y  prosperidad.

Que Dios te bendiga y te haga feliz”.

 

Esto te hará infinito bien.

 

 

 

Encuentra que este site le acrecentó algo de bueno?

Entonces recomiéndelo...