Usted está en la página

Reincarnation

Mundo Espiritual

 

Primera página

Reincarnation

Quien invento la reencarnación?

Acción y reacción

Mundo espiritual

Transcomunicación  instrumental

Investigación Científica

Los fenómenos de Hydesville

Allan Kardec

Mediunidad

Obsesión espiritual

¿Fe o razón?

Biblia 

El Gólgota y el Tabor

 El Comforter

Quien fue Jesús?

Enfermedades

La oración

La Compasión en el

concepto budista

 

 

Si la teoría de la evolución a través de la reincarnation fue

inventada por alguien, como dicen, quien la inventó?

 Fue Satanás? Fueron seres humanos?

Si fue Satanás o así mismo seres humanos, entonces ellos serian

 más bien sabios y  tendrían mas elevado el  juicio de justicia que Dios.

Vea en la página Quien inventó la reencarnación?

 

 

 

Para oír

 

 

 

Por que unos nacen con salud, inteligencia, esp.audio.htm

en familia equilibrada y otros, despojados de esos bienes?

Unos en familia rica y otros en la miseria?

Vea en la página Acción y reacción

 

 

 

 

 

Reencarnación

 

 

 Por que la idea de la reencarnación ha  encontrado tan granítico rechazo  en el mundo Cristiano, a pesar de  su lógica profunda, ya que  sus mecanismos reflejan  la mas perfecta sabiduría y justicia de quien la instituyo?

Se sabe que en los  primeros días del  cristianismo esa idea, talvez de forma no muy clara, era aceptada y  llego a ser enseñada por algunos “padres de la Iglesia” como Orígenes, Platino y  Clemente de Alejandría. Hasta el mismo Santo Agustino, en (Confesiones, I, Cáp. VI), escribió: “No habría vivido yo  en otro cuerpo, o en cualquier otra parte,  antes de entrar en el vientre de mi madre?”

Mas cuando el cristianismo se instituyó, asumiendo el formato da Iglesia  Católica, acomodándose al paganismo de Roma, adoptando y  adaptando algunas de  sus prácticas, tales como los rituales, la jerarquía, las imágenes, etc., apartándose del  modelo enseñado por Jesús que era el  de la simplicidad, de la pobreza y  del amor por encima de todo, precisó eliminar aquella idea. Si no lo hiciese, acabaría desestructurando su edificio y perdiendo el bastón del propio poder, porque la reencarnación es un conocimiento que liberta. Ya no sería la Iglesia  la detentora de las llaves del Cielo. Su poder se desvanecería como el humo si los fieles no  pudiesen ser más atemorizados con las amenazas de las llamas del infierno o atraídos por las glorias y  delicias del Cielo.

Entonces, todos los cristianos, bajo la  pena de ser tachados de herejes, fueron forzados a acreditar en el dogma que afirma ser el espíritu creado en la concepción.

Tal creencia, inculcada  en el psiquismo de los fieles a lo longo de los siglos (siempre acompañada del miedo de pecar y  sufrir por eso terribles castigos y consecuencias) creo poderosas grilletes  del pensamiento, que se fueron  cristalizando mas y  mas en  cada nueva encarnación ocurrida en un medio cristiano. Tanto que, hoy, el simple hecho de intentar cuestionar algún dogma de la Iglesia católica o de las evangélicas deja al fiel asustado, por el miedo de estar cometiendo un  terrible pecado y  tener que pagar por el.

Mas Jesús dice: “Conoceréis la verdad y  ella os libertará.”

A cual verdad se estaría  refiriendo el Maestro? Ciertamente a nada que El enseñara, porque dice “conoceréis”, o sea, en el futuro. Y  ni  El, ni sus seguidores presentaron algún nuevo conocimiento que podría representar tal verdad.

Esto está cristalinamente claro.

Cuando dice “La verdad os libertará”, dejo claro que sus seguidores se encontraban y continuarían  encontrándose  prisioneros de algún engaño, hasta que el conocimiento de la verdad, en el futuro, viniese a libértalos.

No hay  cualquier convenio teológico que pueda mostrar otra verdad libertadora que vino después de Jesús, a no ser el conocimiento de la reencarnación y  de la ley de causa y  efecto, traída por el espíritu que se asigno como La Verdad, presentando en la secuencia todo un universo de informaciones que fueron magníficamente codificadas por Allan Kardec. (V. El Libro de los Espíritus)

Conviene observar también que las verdades que el Maestro enseño no eran de molde a libertar alguien. Unos dirán que ellas libertan del pecado, mas el mundo cristiano continúa tan “pecador” como siempre. Por tanto, si alguien analizara  estas cuestiones en profundidad y  sin las amarras del condicionamiento psicológico al que nos referimos anteriormente, acaba quedando maravillado con tamaña lógica y tal demostración de la sabiduría y  del amor do nuestro Creador, al crear la ley que determina la evolución de los seres a través de las vidas sucesivas.

Esa si es una verdad realmente libertadora. Quien acredita en la reencarnación y  en la ley de causa e efecto se siente realmente libre, dueño de si mismo y único responsable por sus propios pasos, sabiendo, no en tanto, que toda  siembra tendrá  cosechar.

Otra cuestión perturbadora es el hecho de cada una de las centenas de religiones cristianas afirmar que es la única, la verdadera, la legítima representante de Dios. Entonces, si soy de la religión X  y  acredito firmemente que la mía es la verdadera, como queda la situación de las personas de las otras religiones que también acreditan, con toda firmeza y sinceridad que  sus religiones son las verdaderas? Si la línea demarcadora entre ellas es  tan tenue, como puede alguien saber cual es a legítima?

No entanto Jesus no creo cualquier religión. El apenas enseño una ética de vida, afirmando en varias oportunidades que a cada uno le será dado de acuerdo con sus obras.

El nunca dijo que alguien va para el infierno porque acredita en eso o en aquello, mas siempre enseñó la vivencia de los valores del alma.

En cuanto a la  ideéis de la reencarnación, es muy antigua. Es encontrada en casi todos los sistemas religiosos del mundo, así  mismo entre las tribus salvajes más apartadas unas de las otras; en todos los continentes de la Tierra y  desde los pueblos más antiguos. Esto muestra que esa idea no fue inventada. Es como si ella hubiese surgido junto con el ser humano, un conocimiento del propio espíritu.

Grandes pensadores como Pitágoras, Sócrates y  Platón, la tenían como fundamento filosófico.

Mas las ideas de la reencarnación y  de la ley de causa e efecto (Karma) también están expresada en varios momentos en la propia Biblia.

En el episodio de la transfiguración, después que Jesus converso con Moisés y  Elías en la presencia de Pedro, Santiago y Juan, estos le preguntaron: “Por que dicen los escribas ser necesario que Elías venga primero? A lo que el Maestro respondió diciendo que Elías ya viniera, mas no lo reconocieron. Entonces los discípulos entendieron que El hablaba de Juan el  Bautista” (Mateo 17:12 e 13).

Ahora, si Elías fue también Juan El Bautista, esto sólo puede haberse dado mediante la reencarnación, porque delante de Jesus el se  presentó en su antigua forma, cuando fuera profeta del Viejo Testamento.

En Mat.11:14, esa asertiva es confirmada por Jesus, cuando, refiriéndose a Juan el Bautista, dice: “Si pudieres comprender, es el mismo Elías que debía venir”. Obsérvese que el Maestro tenia dudas sobre la capacidad de entendimiento de los discípulos, porque dice: “Se pudieres comprender...”

La  idea de la reencarnación también aparece en otros textos:

En Mat. 16:13 e 14 se dice: “Y  Jesus preguntó a los discípulos: Quien dicen los hombres que soy? Y  respondieron: unos, Juan el Bautista; otros, Elías; otros, Jeremías o alguno de los profetas”.

Ahora, como podría ser Jesus alguno de esos profetas del Antiguo Testamento, a no ser por la reencarnación?

Ya con Nicodemos, que era doctor de la ley, el Maestro fue más explícito:

“Lo que es nacido de la carne,  carne es; lo que es nacido del espíritu es espíritu; no te admiréis si  yo digo: “Necesario es a vosotros  nacer de nuevo” (Juan 3:6).

 

Cuanto más civilizado un pueblo, mas justas, coherentes y  sabias son  sus leyes, visando posibilitar a los transgresores siempre nuevas oportunidades de  reajustarse con ellas y  con la sociedad.

Si los hombres, imperfectos como son, poseen tales nociones de justicia, de sabiduría y también benevolencia, acredita que Dios, el Creador es mantenedor de todo, haría leyes tan injustas y  tan crueles, como las que se encuentran en el Antiguo Testamento de la Biblia?

Habría sido el mismo Dios quien las hizo?

 

 

 

En cuanto a  su aspecto más palpable,

la tesis de la reencarnación ya paso de la

esfera religiosa y  filosófica hacía  

el área de la pesquisa científica.

 

 

Innumerables científicos y  estudiosos se vienen dedicando a la  pesquisa, en un extenso abanico de posibilidades de investigación, desde recuerdos de vidas pasadas y  marcas de nacimiento, hasta recursos utilizados por peritos en  criminalistica, tales como la dactiloscopia, por la cual ha sido comprobada igualdad en impresiones digitales de la persona reencarnada con la personalidad de que se acuerda haber sido en la vida pasada.

Vamos a narrar el resumen de una de las pesquisas realizadas por el equipo del médico Psiquiatra Dr. Ian Stevenson, en la  época  que dirigía el Departamento de Psiquiatría y Neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia (EUA). Dr. Stevenson ya había pesquisado y  catalogado mas de 3.000 casos, 20 de los cuales publico en un libro con 520 paginas, con el título 20 Casos Sugestivos de Reencarnación.

Se trata de William George, un viejo pescador de Alaska. George dice al hijo  y  a la  nuera que si la reencarnación fuese verdad, ele volvería como hijo de ellos, o sea, su propio nieto. Les entregó su viejo reloj de oro, pidiendo que lo guardasen para el. Dice también que lo reconocerías por las marcas de nacimiento que el niño tendría, y les  mostró dos señales: una  en el hombro y otra en el  antebrazo, afirmando que serian iguales. Meses mas tarde desapareció en el mar, durante una tempestad.

Algún tiempo después la  nuera, Susan, quedo en estado de gravidez y  tuvo su noveno hijo y  el niño tenía dos señales exactamente iguales y  en los mismos lugares de las señales del abuelo. Mas el hecho acabó cayendo en el olvido hasta  que, a los 4 años, el menino vio, por acaso, aquel viejo reloj de oro del abuelo, que a madre había guardado junto con sus joyas. Inmediatamente lo agarró, diciendo: mira, es  mi reloj!... y  no quería largarlo. Sólo después de muchas lágrimas y escándalo conseguiros quitarle  el objeto, que el continuaba afirmando ser suyo.

Dr. Stevenson tabuló todas las evidencias reencarnatórias de este caso, observando que el menino, desde cedo, comenzara a demostrar impresionantes semejanzas con el abuelo, tanto en los gustos, en las inclinaciones, en las pequeñas manías, como en cuanto en las aptitudes. El demostraba gran conocimiento sobre todo lo que se refería a la pesca, informando, inclusive, cuales eran las bahías mas abundantes en peces. Y  presentaba hasta un   mismo  defecto en el  caminar, jugando el  pié derecho hacía  fuera, exactamente como el viejo George, que machucara el muslo cuando joven.

Y como si no fuesen suficientes todas las evidencias presentadas, surgirían otras. La primera vez que vio una hermana de su abuelo (el viejo George) gritó con mucha euforia: mira, a mi hermana! ¡!! Mas allá  de eso, el se refería al padre y  a los tíos paternos, como hijos del y  se preocupaba mucho cuando dos de ellos exageraban en la bebida.

 Otros investigadores, como el Profesor Dr. Hamendra Nat Banerjee (Universidad de Jaipur-Índia, con  millares de casos) y  Dr. Hernani Guimarães Andrade (Brasil) también obtuvieron excelentes resultados en sus pesquisas, relacionadas a los recuerdos reencarnatórios y  marcas de nacimiento.

Esas “memorias espontáneas” generalmente ocurren en niños, cuando están comenzando a hablar. Ellas hacen referencias, de forma muy  natural, a hechos y  situaciones de la encarnación anterior, como si a vida presente fuese apenas  su continuación. Algunas se muestran sublevados  por la situación actual, como fue el caso de un muchacho nacido en una de las castas más pobres en la India y se  decía hijo de familia noble. Los investigadores, siguiendo las indicaciones que el menino daba, llegaron hasta  la tal familia, que residía a centenas de quilómetros de distancia, comprobando todo lo que el dijera, inclusive nombres de parientes y  conocidos, así como la época y  la forma como había muerto.

En algunas de estos recuerdos también existen marcas de nacimiento que, de alguna forma, están ligadas a traumas físicos que los niños dicen haber causado a su muerte en la vida anterior.

Tales recordaciones y marcas acontecen cuando la nova reencarnación ocurre poco tiempo después de la  muerte.

En 1997 el  Dr. Stevenson publicó un libro en dos volúmenes, con 2.500 páginas, Biology and Reincarnation, con casos documentados de memorias espontáneas ligadas a marcas de nacimiento.

También el físico francés Dr. Patrick Drouot viene encontrando respuestas para la reencarnación a la  luz de la física moderna.

En otra vertiente de esas pesquisas vamos encontrar profesionales de la salud, como por ejemplo los Drs. Morris Netherton, Bryan Weiss, Edith Fiori, Denys Kelsey y  muchos otros que van acumulando evidencias reencarnatórias a través de a regresión de la memoria en lo cotidiano de  sus consultorios.

   

PREGUNTA FRECUENTE

Cual es la diferencia entre reencarnación y  metempsicosis?

 En la antigüedad, la enseñanza sobre el renacimiento poseía dos aspectos distintos: uno era el esotérico, transmitido apenas a los iniciados y  a los discípulos más graduados. Esa  enseñanza correspondía a lo que actualmente se conoce a través del Espiritismo y  también de las recientes pesquisas científicas. El no admite la posibilidad de reincarnationes regresivas, como por ejemplo, de hombre en animal y  mucho menos en vegetal.

El segundo aspecto de esas enseñanzas era dirigido a los aprendices y  al pueblo, admitiendo que un espíritu humano podía reencarnarse en seres inferiores. Esa doctrina quedo  conocida como metempsicosis y  a través de ella los líderes religiosos podían contener los excesos de los individuos desobedientes, amansándolos con el  renacimiento en la condición de animales o así mismo vegetales, en el caso de que  no mudasen de conducta.

Mas tarde, ese elemento o instrumento de contención  o miedo de renacer en especies inferiores  fue substituido, en las religiones judaico-cristianas, por el miedo del  infierno.

  

PREGUNTA FRECÜENTE

Porque no nos recordamos de nuestras vidas pasadas?

 La  naturaleza es sabia y  siempre ahí  rabones para todo.

Piense como seria si nos recordásemos de todas las ocurrencias dolorosas o terribles de que fuimos protagonistas; si nos recordásemos de todo el mal que ya hicimos y  recibimos; de los odios y  de los amores...

No haya  que nuestro psiquismo podría explotar con toda esa carga?

Mas con la bendición del olvido, todo el material ligado a una encarnación queda archivado en el  inconsciente, permitiendo que una nueva existencia sea una oportunidad enteramente nueva; un recomienzo donde el espíritu no sufre las presiones de los recuerdos de las vidas anteriores, a fin de que pueda reconstruirse mas libremente. Todas sus aptitudes, no en tanto, sus valores morales y otras conquistas individuales, permanecen latentes, dándole  continuidad a si mismo, conforme a la necesidad, el puede tener acceso a algunos recuerdos, durante el sueño, que favorecerán su conmuta, ayudándolo a aceptar sus pruebas.

Si nos recordásemos de nuestras vidas pasadas, como podríamos recibir por hijo a  alguien a quien perjudicamos o que nos hizo sufrir? Con el  olvido, sin embargo, los odios  acaban en los brazos del padre y de  madre.

Mas allá de eso, vivir cansa. Una encarnación tiene el poder de gastar muestras energías,  nuestra capacidad de vivir, de vibrar y  querer. Una persona con 80 o 100 años, así mismo que tuviese energía física, no encontraría en la existencia el  mismo placer, la misma vibración de búsqueda, de conquista que tenía  cuando mas joven, esto porque el ya buscó, ya  conquistó, ya  vivenció y  ya se encuentra en la fase cansada  y a las  veces hasta así mismo desilusionada. Es  como el final de una fiesta, que agotó todas las reservas de energías.

Seria terrible se una persona viviese 200, 300 o 400 años. No habría psiquismo (en este mundo moderno) capaz de suportar tamaña carga.

También la muerte no transforma a la  criatura. Quien es malo aquí en  nuestro espacio físico, continúa siendo malo después de la muerte; quien es avariento, orgulloso o inmoral continúa del mismo modo  en el  mundo espiritual. Ninguno vendrá santo porque murió.

Los espíritus muchas veces reencarnan en los ambientes y/o familias donde vivieron. Es la oportunidad que la Ley Mayor les da para rehacer sus caminos, corregir faltas y concertar el mal que practicaron en el  pasado.

Pueden también volver a la  Tierra en ambientes extraños. Quien fue mal hijo podrá renacer como niño abandonado, para aprender a dar valor a la  familia; quien fue orgulloso podrá venir en condiciones de pobreza o de subalterno, para aprender a ser mas humilde; quien fue prejuicioso tal vez vuelva  a la Tierra sin salud, deseando trabajar, mas sin condiciones físicas para tanto; quien uso mal la lengua, “levantando falso testimonios”, estimulando la inmoralidad, la violencia, la maldad o la falta de creer en Dios y  en la vida, podrá renacer con problemas de habla o así  mismo completamente mudo, por causa del  tipo de energía que generó y  acumuló en los órganos del habla. Lo mismo, en cuanto a los desvíos del sexo; igualmente, a los más variados vicios que interfieren en las condiciones del cuerpo espiritual, reflejándose en las futuras encarnaciones. También el  suicidio afecta profundamente ese cuerpo sutil que podrá generar las más diversas anomalías al reencarnar en el  futuro organismo.

Las reincarnationes de espíritus de poca evolución ocurren de forma casi automática, dentro de los mecanismos que las rigen. Ya  las de los  espíritus más evolucionados o de los que traen misiones o tareas importantes para el contexto general, son planeadas con el debido cuidado, desde la elaboración de mapas con todos los detalles biológicos para la formación del nuevo cuerpo, hasta los cuidados con su nuevo “hábitat”, tales como el país, la familia y el  ambiente donde deberá renacer, las condiciones de vida que tendrá, así como lo necesario para o mejor cumplimiento de la tarea.

La  reencarnación es la  única explicación plausible para las innumerables diferencias existentes entre las personas, desde que se acredite en la existencia de un Dios justo, responsable por las leyes que rigen la vida. Ella refleja la sabiduría y  equilibrio de los mecanismos de la evolución. Los sufrimientos, las dificultades y las luchas de la  vida son los grandes profesores que nos enseñan a vivir y  a convivir.

En la verdad, todos nosotros aquí en la Tierra sufrimos por donde erramos. No como castigo de Dios, mas como recurso necesario a nuestro reajuste y  evolución  espiritual.

 

PREGUNTA FRECUENTE

Si  la gran ley universal es la del amor, como puede alguien llegar a perdonar y  amar a un enemigo?

 Las leyes divinas, o leyes cósmicas, son sabias y  perfectas. Ellas conducen a los seres, de forma inexorable, en el rumbo de la perfección.

En los casos de enemistades es  la reencarnación que transforma odio en amor, porque los padres no estarán viendo en  su bebe, lo que el fue en el  pasado. Su amor que generan por el hijo, o hija, anula o deshace la  energía negativo que les pueda “subir” del inconsciente.

Lo mismo acontece con el niño. Más ocurre por veces que mas tarde, con su crecimiento y  conforme el espíritu se va posesionando más y  más del cuerpo carnal, aquellos viejos odios afloran a la superficie, no obstante atenuados. Esto depende también de tanto amor que estuviese presente desde los primeros momentos de su nueva vida.

Esto explica los casos de grandes conflictos entre padres e hijos, y  hasta así mismo de los odios totalmente inexplicables, sin la llave de la reencarnación.

Mas así mismo los peores oídos del pascado van encontrando el perdón y  la pacificación a lo largo de las vidas sucesivas recorridas.

 

PREGUNTA FRECUENTE

Por que nace un niño con inclinaciones hacía el bien y otra que desde temprano demuestra poseer una naturaleza mala, perversa o deshonesta?

 Si acreditamos que Dios es Fabio, todopoderoso, justo y bueno, no da para entender porque haría unos nacer coma buena índole, conducta afirmada en la ética y  otros valores, siendo candidatos naturales al Cielo, y  otros con mala  índole, deshonestos, agresivos, perversos... perfectos candidatos al Infierno, conforme la creencia cristiana.

Imposible entender que un Dios justo y  bueno, pudiese crear seres imperfectos, con tendencias negativas, inclinaciones hacía  el mal, para después lanzarlos  a los sufrimientos eternos; arrancar de los brazos de las madres sus hijos pecadores para lanzarlos en el  infierno. Como esas madres irían a sentirse en el  cielo, sabiendo que aquellos a quien más aman están en los más tenebrosos sufrimientos, sin derecho siquiera a un nuevo chance... Y  todo esto por la eternidad a fuera?

Quien nace con buena índole demuestra que ya  adquirió esos valores en las vidas pascadas. Lo mismo ocurre con relación a  las  más diversas aptitudes, inclinaciones, inteligencia, etc. También los que presentan desvíos de carácter, agresividad, poca inteligencia y  aptitudes desde pequeños, están apenas vivenciando sus propias adquisiciones en el pasado reencarnatório o todavía  su poca edad sideral.

Es  inconcebible acreditar que un Dios justo y  bueno pudiese crear seres, haciendo nacer a unos en condiciones míseras, limitados por la ceguera, sordez, parálisis, las deformaciones  más diversas y  con otras tantas causas de sufrimientos atroces, y  otros con bellos cuerpos y salud perfecta.

De la misma forma es imposible ver justicia en  crear seres con poca inteligencia, o en condiciones de miseria y  pobreza, y  otros inteligentes, con varias aptitudes o en cuna de oro.

En la verdad, sin la llave de la  reencarnación, ningún convenio teológico será jamás capaz de explicar satisfactoriamente tantas diferencias en el  trato del  Creador con sus criaturas.

Mas el conocimiento de la reencarnación nos permite entender que somos hoy el resultado de lo  que hicimos en vidas pasadas; que Dios no nos castiga por nuestros errores, mas los mecanismos de  sus leyes nos llevan, a través de situaciones adecuadas, al rescate de  nuestras culpas y  a los aprendizajes de que estamos precisando.

 

PREGUNTA FRECUENTE

Dios perdona nuestras culpas?

 Para que alguien perdone es  preciso que se sienta ofendido.

No  tiene sentido acreditemos que Dios se ofende con  nuestros errores, así mismo porque El no nos creo perfectos, por lo tanto, errar está en nuestra naturaleza y  hace parte do nuestro proceso evolutivo.

Al envés de simplemente perdonar nuestras faltas, lo que no seria educativo, El nos ofrece siempre nuevas oportunidades a través de las reincarnationes, para  reajustarnos ante la vida.

Dios  estableció leyes para regir  nuestra evolución y ellas están impresas en los registros de  nuestra conciencia. Es por eso que el ser humano trae en su intimidad el conocimiento del bien y  del  mal. Siendo así, ningún tipo de perdón, ni así mismo el perdón divino, podría calmar una conciencia pesada. Sólo el  mismo o rescate, el  reparo del  mal que fue hecho, podrá aliviarla.

Una conciencia culpable, así  mismo que esa culpa esta archivada en el inconsciente, por hechos acorridos en vidas pasadas, actúa como un núcleo de energismo específico que atrae situaciones de rescate.

Dios es sabio, justo, y es  todo amor. El sabe exactamente  que hacer con sus hijos rebeldes. Sólo  que a su sabiduría no violenta  nuestra pequeñez espiritual. Ella nos ampara y  nos conduce por los caminos de  nuestra evolución.

Así, conociendo la reencarnación  y  la ley de causa y  efecto, podemos amar a Dios por la grandiosidad de  su sabiduría, la justicia con que rige la vida y el  amor cuya presencia podemos sentir vibrando, desde la intimidad de  nuestros corazones, hasta la vida animal y hasta así  mismo la vegetal.

 Usted puede conocer mas profundamente estos asuntos leyendo El Libro de los Espíritus,  El Evangelio Según el Espiritismo, de Allan Kardec.

 

 

 

 

 

 

Mucha gente muere de voluntad de saber quien fue en

sus vidas pasadas, esperando siempre encontrarse como

alguien famoso o importante.

Mas, lo que importa es  saber quien fuimos!?

 Importante es saber honrar lo que somos hoy para que

vengamos a ser mejores en el o futuro.

 

 

Encuentra que este site le acrecentó algo de bueno?

Entonces recomiéndelo...