Usted está en la página

QUIEN FUE JESÚS?

Mundo Espiritual

 

Primera página

Reincarnation

Quien invento la reencarnación?

Acción y reacción

Mundo espiritual

Transcomunicación  instrumental

Investigación Científica

Los fenómenos de Hydesville

Allan Kardec

Mediunidad

Obsesión espiritual

¿Fe o razón?

Biblia 

El Gólgota y el Tabor

 El Comforter

Quien fue Jesús?

Enfermedades

La oración

La Compasión en el

concepto budista

 

 

 

 

Si usted tuviese varios hijos, siendo apenas 

que uno de ellos fuese una persona buena y correcta y los demás

 presentando todos los vicios y maldades que se pueda imaginar.

Como seria su actuación con relación a ellos?

Iría a condenar a la muerte el hijo bueno para

com eso sentirse liberado con

relación a los errores de los hijos malos?

 

 

 

Para oír

 

 

Quien fue Jesús?

 

 Fue El un mártir de la cruz?

 El creador de una religión?

 

O el  Maestre que vino a  enseñarnos

los rudimentos de una ciencia

cósmica y  evolutiva?

 

 

 

 

Por un análisis libre de condicionamientos es fácil percibir que las enseñanzas de Jesús pueden ser vistas como preceptos religiosos, mas también como verdades científicas que reflejan la ciencia del buen-vivir.

Vamos a reflexionar?

Veamos, por ejemplo, la importancia de Su enseñanza sobre el perdón, visto a la  luz del  conocimiento actual.

Cuando nutrimos amargura, odio, resentimientos, o así mismo mero rechazo por alguien, estamos generando energía psíquica de bajo tenor.

Ese tipo de energía, cuando es  incompatible con nuestro grado evolutivo, produce una serie de problemas, desde los más diversos tipos de malestar, enfermedades en el cuerpo físico, conocidas como psicosomáticas, hasta desarmonias y  desequilibrios en los estados del espíritu, tales como irritación, desasosiego, depresión y  muchos otros. También atrae espíritus en condiciones negativas, porque en el terreno espiritual los semejantes se atraen y  ellos vienen a sumar  sus bajas emociones a las nuestras, incentivando más odio, amarguras y  resentimientos, que también pueden venir a generar otros tantos problemas, que no cabe aquí enumerar.

Vemos así que odiar NOS HACE MAL en varios sentidos; nutrir amarguras y  resentimientos igualmente NOS HACE MAL. Ya la emoción generada por el perdón produce energías de elevado tenor, benéficas en todos los sentidos; mas allá de eso, ellas también nos abren canales para fajas más altas de la vida espiritual.

Por lo tanto, la más sabia actitud es perdonar de forma incondicional, porque esto NOS HACE BIEM.

El perdón también alivia el corazón, abriendo camino hacia la alegría, y la ciencia informa que el contentamiento es un verdadero elixir de vida, salud y  bienestar, previniendo la depresión, fortaleciendo el sistema inmunológico y  generando otros beneficios innumerables.

Entonces, es de nuestro propio interés, perdonar.

Está ahí, en la enseñanza del perdón, la sabiduría de un verdadero maestro.

 

 

PREGUNTA NATURAL

Si es verdad que esa energía procedente de los sentimientos negativos hace mal a la  salud, por que entonces los malhechores de toda naturaleza, aquellos que odian, tienen envidia, etc., no viven enfermos, por causa de las malas energías que desenvuelven?

 Dijimos anteriormente que ese tipo de energía, cuando es incompatible con nuestro grado evolutivo, produce una serie de problemas.

Esto significa que aquellos que están vivenciando fases más primarias de la evolución, están en su propio elemento, de la misma forma como el puerco se siente bien en el barro y  en las inmundicias. Mas las personas con mayor edad sideral, cuya consciência ya se encuentra más despierta, encontrándose en niveles espirituales más elevados y la propia tesitura de su cuerpo espiritual, es más delicada. Por eso, la energía incompatible con su momento evolutivo, les causa innumerables males.

 

 

PREGUNTA FRECÜENTE

Por que Jesús recomendó amar a los enemigos, hacer el bien a los que nos odian y  orar por los que nos persiguen y  maltratan?

 El amor es la gran ley universal, no por el  simple hecho de haber sido decretado por el Creador, más sí porque es el mecanismo de la evolución y  del  bienestar.

Quien sigue esa ley, o sea, quien ama, está deshaciendo el círculo vicioso del  odio y  de la venganza. Cuando una vibración* de odio o de deseos malsanos alcanza una persona que es capaz de amar los enemigos y  que ora por ellos, esa vibración es neutralizada por la energía de elevado tenor que esa persona desenvuelve.

Mas hay casos en que personas que vivencian el amor son también, a  veces, alcanzadas por el mal.

 El médium y  orador Divaldo Pereira Franco dice que  nuestro inconsciente es  una verdadera bodega, saturada de imágenes cargadas de odios, frustraciones, amarguras, angustias de toda naturaleza, acumuladas en nuestras pasadas reencarnaciones. Ese material funciona, entonces, como elemento de ligación con energías afines, abriendo brechas en nuestras defensas espirituales.

Por eso es tan importante que vivenciáramos el amor y el  perdón en profundidad, para que esa energía superior pueda alcanzar nuestro inconsciente, comenzando a eliminar las energías pesadas que todavía allí se encuentran. Esto es un  trabajo de  mucha determinación en “N” encarnaciones, cuanto más fuéramos implementando el amor en nuestro interior, menos “brechas” tendremos en nuestras defensas espirituales y  más rápidamente caminamos en nuestra propia evolución.

 

 

PREGUNTA NATURAL

Es  posible amar un enemigo?

 En El Evangelio Según el Espiritismo (Cap XII) tenemos una explicación interesante sobre esta cuestión:

“Si el amor al prójimo es el principio de la caridad, amar a sus enemigos es su aplicación sublime, pues esa virtud es una de las mayores victorias sobre el egoísmo y el  orgullo.”

“Entretanto, se engaña muchas veces al respecto del sentido de la palabra amar en esas circunstancias. Jesús no entendía, por esa palabra, que se debe tener para con el enemigo la ternura que se tiene para con un hermano o amigo. Ternura presupone confianza. Ahora, no se puede tener confianza en quien sabemos nos quiere hacer mal; no se puede tener con el efusión de amistad, por saberlo capaz de abusar de eso. Entre personas que desconfían unas de las otras, no podría haber los arrebatamientos de simpatía que existen entre los que están en comunión de pensamiento. En fin, no se puede tener el mismo placer encontrándose con un enemigo que con un amigo.”

“Amar a sus enemigos no es, por lo tanto, tener por ellos un afecto que no es natural. Pues el contacto con un enemigo hace latir el corazón de una forma bien diferente  que con un amigo. Amar los enemigos es no tener contra ellos ni odio, ni rencor, ni deseo de venganza. Es perdonarles, sin segundas intenciones e incondicionalmente, el mal que nos hacen. Es no oponer ningún obstáculo a la  reconciliación. Es  desearles el bien en lugar de desearles el mal. Es alegrarse, en vez de afligirse  con el bien que les acontece. Es extenderles la  mano segura en caso de necesidad. Es  abstenerse, en palabras y  acciones, de todo lo que pueda perjudicarlos. En fin, es devolverles siempre, al mal, el bien, sin intención de humillarlos. Cualquiera que haga eso cumple las condiciones del mandamiento: Amad a  vuestros enemigos.”

 El médium y orador espirita, Divaldo Franco, en un seminario sobre el  perdón y  el auto-perdón, dice que “perdonar es dar el derecho a cada uno de ser como es, y  concedernos el derecho de ser nosotros como estamos”.

Y  continuo, diciendo:

“Si mi prójimo es así, no iré a cambiarlo, mas si yo estoy así, tengo el deber de modificarme para mejor. No le puedo imponer que se modifique porque  mis palabras serán apenas propuestas; directrices de la pedagogía del bien para el, que si no estuviera en sintonía, no las va a  aceptar.

Más yo que estoy deseando ser feliz, tengo la psicología de mi auto-transformación. Entonces, yo nunca retribuiré mal con mal. Procurare siempre retribuir con todo el bien.”

 Vemos entonces, por estas y  muchas otras reflexiones lo que podamos hacer, que Jesús no fue aquel mártir de la cruz, ni el fundador de religiones, mas si, el Maestro de los maestros, que vino  enseñarnos la perfecta ciencia del  buen-vivir.

 

 .

 

 

SUGESTION

Siempre que piense o se recuerde de su desafecto

diga mentalmente, procurando

 hacerlo con toda sinceridad:

- Que usted, fulano, este bien, con salud, paz, prosperidad.

- Que Dios lo bendiga y lo haga feliz.

Con eso estará deshaciendo el círculo vicioso de las

 energías negativas entre usted y  su desafecto.

 

* Vibración =  mezcla  de pensamiento y  emoción.

 

 

 

 

Encuentra que este site le acrecentó algo de bueno?

Entonces recomiéndelo...