Usted está en la página

MEDIUNIDAD

Mundo Espiritual

 

 

Primera página

Reincarnation

Quien invento la reencarnación?

Acción y reacción

Mundo espiritual

Transcomunicación  instrumental

Investigación Científica

Los fenómenos de Hydesville

Allan Kardec

Mediunidad

Obsesión espiritual

¿Fe o razón?

Biblia 

El Gólgota y el Tabor

 El Comforter

Quien fue Jesús?

Enfermedades

La oración

La Compasión en el

concepto budista

 

 

La  mediumnidad es  un canal

entre nosotros y la  dimensión espiritual.

 

Ella puede ser de luz o de sombras...

 

Cabe al médium iluminar ese canal con los valores más

nobles de la vida, utilizándolo para la práctica del  bien...

 ... o tornarlo en instrumento de intereses rastreros,

generando sufrimientos para si mismo,

en esta misma vida y en futuras reencarnaciones.

 

 

Para oír

 

 

MEDIUNIDAD

 

La mediunidad es un canal entre nosotros y el mundo espiritual.

Muchos médiuns, antes de su reencarnación, aceptaron la tarea mediúnica como opción de rescate de los errores cometidos  en vidas pasadas. Por eso no se trata de personas diferentes, favorecidas o desfavorecidas por la vida.

Más todo aquel que comience a sentir síntomas que indican mediunidad, debe comenzar a pensar con seriedad sobre el asunto.

No es en vano que los poderes superiores nos dan facultades mediúnicas. Ellas existen para que podamos entrar en contacto con el  mundo espiritual, recibir noticias de los que se fueron, esclarecimientos sobre la vida en esa u otra dimensión, sobre las leyes naturales y  sobre todos aquellos “porqués” que tanto angustian al alma humana. Más existen principalmente como instrumentos para la práctica del bien, en la atención a espíritus sufridores y obsesores (perseguidores), en el consuelo a los afligidos de toda naturaleza, para alivio y cura de enfermedades del cuerpo y del alma.

Se sabe que la tarea mediúnica es programada antes de la reencarnación  y  muchas veces, ella representa un intercambio en las formas de rescate kármico. Digamos que un espíritu, conociendo o recordándose de una o más de sus vidas pasadas, en las cuales cometió faltas graves delante las leyes divinas, se decide a rescatarlas. Entiende entonces, que para acabar con aquel remordimiento, retirar aquellos “pesos” de su conciencia profunda, precisa renacer en la Tierra y  purgar sus culpas en una existencia de grandes sufrimientos o limitaciones.

En esas situaciones, y  cuando hay  merecimiento de su parte, el puede conseguir un intercambio. En vez de reencarnar con un programa de vida repleto de dolores y  aflicciones, irá retornar a la  materia trayendo un compromiso de trabajo mediúnico. Podrá también comprometerse a alguna actividad benéfica, como el cuidar de niños o ancianos desvalidos, desenvolver programas que puedan mejorar la calidad de vida de las personas, beneficiar la naturaleza, en fin, dedicarse a hacer el bien de forma desinteresada. Es la permuta de sufrimientos por una tarea de amor. Y recordamos, a propósito, lo que el apóstol afirmó: “El amor cubre una multitud de pecados”.

Así, en vez de la enfermedad, de la penuria, de las deficiencias físicas o problemas semejantes, ese espíritu reencarna trayendo el compromiso de trabajo en el bien. En el caso en pauta, sería la actividad mediúnica, enteramente gratuita, orientada solamente para ayudar al prójimo necesitado.

Mas hay también casos de mediunidad que no representan rescate, más sí una tarea de amor que alguien resolvió asumirla.

Siempre que alguien va a  volver a la  tierra comprometido con la  tarea mediúnica, los mentores elaboran una planificación para sus futuras actividades. Ellos también lo preparan debidamente, para poder servir, tanto en la  Tierra, como intermediario entre el mundo físico y el espiritual.

El futuro médium entonces renace y  crece, recibiendo los debidos cuidados de la parte de los espíritus responsables por  su tarea.

Mas para que el médium pueda recibir asistencia de los buenos espíritus, precisa hacer por merecerlo, procurando convertirse siempre en una persona mejor, más afectuosa, más responsable y  actuando siempre con ética.

La conducta recta y el  amor fraterno representan su seguridad y  equilibrio como medianero entre la dimensión material y la espiritual. Esto es fundamental para fortalecer  su campo energético y  situarlo fuera de la faja de sintonía con entidades inferiores.

Más la mediunidad también puede ser un cuchillo de dos filos. Cuando el médium se propone a la atención de  intereses rastreros, a la  ganancia de bienes, de posiciones, de influencia o status, o peor todavía, el hacer el mal, sus facultades mediúnicas se transforman en canal para espíritus negativos, con resultados imprevisibles, más siempre muy  ruines.

Y lo peor ocurre en el retorno al mundo espiritual, después de la muerte. Allí el  médium que ha faltado tendrá la  amargura de  sus dolores, sus remordimientos y el  resultado de sus acciones irresponsables o antifraternas, sin hablar en que tendrá que  recomenzar todo otra vez, y  en condiciones más desfavorables.

PREGUNTA FRECUENTE

Es  posible que todas las personas sean médiuns?

 De cierta forma todas las personas son médiuns, porque todas son posibles de ser influenciadas por los espíritus, mas cuando hablamos de  médium la referencia es hecha a los que tienen esas facultades más desenvueltas, capaces de transmitir el pensamiento de los espíritus, o servir como vehículo para sus manifestaciones en la materia.

Hay médiuns, desde aquellos que poseen facultades apenas latentes, hasta aquellos otros en los cuales ellas se presentan con toda  su potencialidad.

Los primeros, por regla general, no tienen mayores compromisos en ese terreno, en cuanto una mediunidad agitada, ciertamente está informando que hay tareas de mayor o menor alcance en su programa reencarnatório.

También hay  casos en que la tarea es ampliada en el transcurrir de los años, dependiendo del desempeño del médium, en cuanto a otros ella no llega a ser cumplida en su totalidad. Y hay también aquellos, infelizmente muchos, que la abandonan en medio del camino, sin hablar de los que ni llegan a  iniciarla.

En el Brasil, en la mayoría de los centros espiritas hay cursos para médiuns, con estudios doctrinarios y  sobre mediunidad, en los cuales los participantes van aprendiendo  concentrarse  y  a educar sus facultades. Esto es muy importante para que  su tarea pueda desenvolverse con equilibrio y  dentro de los principios de ética enseñados por el Espiritismo.

La  mediunidad practicada con amor, dedicación y  desprendimiento es factor de equilibrio y paz para su portador.

 

PREGUNTA FRECÜENTE

Cuales son las principales actividades mediúnicas a desenvolver  en un centro espírita?

 Las  principales actividades mediúnicas en los centros espiritas son la desobsesión y  la atención  a  los espíritus sufridores.

Algunos centros también se dedican a curas a través de la mediunidad, en los más variados formatos.

Más las facultades mediúnicas también son utilizadas para contactos con espíritus orientadores, para recepción de mensajes, para  la escritura de libros, y  muchas otras finalidades volcadas hacía el bien.

Y  hay  todavía la pintura de cuadros, por espíritus de pintores, la composición de músicas, etc.

 

 

 

Se acostumbras cultivar animosidad,

pesimismo, tristeza o amargura,

procura hacer todo para cambiar ese cuadro.

Ideas y  emociones negativas forman

un ambiente psíquico pesado en ti y  en torno de ti,

apartando el bien que puede estar

llegando por el camino.

 

   

 

Encuentra que este site le acrecentó algo de bueno?

Entonces recomiéndelo...