Usted está en la página

LOS FENÓMENOS DE HYDESVILLE

Mundo Espiritual

 

 

Primera página

Reincarnation

Quien invento la reencarnación?

Acción y reacción

Mundo espiritual

Transcomunicación  instrumental

Investigación Científica

Los fenómenos de Hydesville

Allan Kardec

Mediunidad

Obsesión espiritual

Hermanas Fox

¿Fe o razón?

Biblia 

El Gólgota y el Tabor

 El Comforter

Quien fue Jesús?

Enfermedades

La oración

La Compasión en el

concepto budista

 

 

 

Todo comenzó con unos ruidos que pueden ser considerados como

siendo los más importantes de la historia del mundo cristiano.

 

Quien narra esos hechos con todos los detalles es

Sir Arthur Conan Doyle, en el  libro Historia del Espiritismo.

 

 

 

 

Para oír

 

 

 

Los fenómenos de Hydesville

 

El Espiritismo no fue creado por una persona, ni así mismo por algún espíritu. No resulta de algún libro antiguo encontrado por casualidad, mas sí de un gigantesco trabajo realizado por legiones de espíritus que pasaron a  manifestarse a la  misma época, en las más diversas partes de la Tierra, dando informaciones sobre ese universo invisible e intangible para nosotros. 

Todo comenzó con unos ruidos que pueden ser considerados como siendo los más importantes de la historia del mundo cristiano.

Quien narra esos hechos con todos los dedales es Sir Arthur Conan Doyle, en el libro Histeria del Espiritismo.

Dice Doyle que los ruidos comenzaron a ocurrir en un Villarejo llamado Hydesville, en el Estado de Nueva York, en la residencia donde habitaba parte de una familia de sobrenombre Fox, compuesta por el  padre, la madre y dos hijas, Margaret, de 14 anos, y  Kate, de 11. La religión que profesaban era a metodista.

Por varios días se oían ruidos extraños en la casa dos Fox. Parecían producidos por arañaduras. A veces eran simples toques, otras veces sonaban como el arrastrar de muebles. Las meninas quedaban tan alarmadas que iban a  dormir en el cuarto de los padres.

Más en la noche del DIA 31 de marzo de 1848, los sonidos se tornaron más fuertes y vibrantes que nunca. La menina Kate, en un impulso de coraje, desafió aquella fuerza invisible a repetir los toques que ella daba con los dedos. Ese desafío fue inmediatamente respondido y  cada pedido de la menina era luego atendido con nuevo ruido.

Se estableció luego un código basado en el número de toques; por ejemplo, un toque equivalía a SI, dos a NO, y  así en  adelante...

La mayor sorpresa de aquella noche la tuvo la señora Fox, cuando aquella fuerza invisible, respondiendo a preguntas, dice que ella tuviera siete hijos, en cuanto ella protestaba diciendo que sólo tuviera seis, hasta recordarse  de que realmente ella había tenido un hijo más, que muriera en tierra edad. Cosas así eran hasta comunes en una época en que las mujeres tenían gran número de hijos.

Mas que fuerza era aquella? Una fuerza extraña e inteligente, que demostraba conocer mejor que ella misma sus asuntos particulares?

Algunos vecinos fueron llamados para presenciar el extraño fenómeno; unos quedaron maravillados, otros asustados, al obtener respuestas acertadas sobre algunas cuestiones íntimas.

Aquella extraña inteligencia invisible dice entonces que era un espíritu y  que había sido asesinado en aquella casa. Indicó el nombre del antiguo inquilino que lo matara por cuestiones de dinero, enterrando su cuerpo en una bodega, a gran profundidad.

Uno dos presentes sugirió entonces el uso de letras del alfabeto para la formación de palabras, acordando determinado número de golpes para cada letra. Esa telegrafía espiritual facilitó la comunicación y  paso a ser utilizada coma mucho éxito.

Los fenómenos de Hydesville tuvieron gran repercusión y la afluencia de curiosos fue tamaña que la familiar Fox se mudó para Nueva York, donde dio continuidad a las  sesiones públicas.

En poco tiempo, en Europa, los fenómenos espirituales pasaron a hacer parte de los “juegos y  jolgorios de salón”, comunes en una época en que no había entretenimientos como los de hoy. En esos juegos las personas se divertían haciendo preguntas a los espíritus y  recibiendo respuestas a través de códigos establecidos, basados en golpes que eran dadas por una mesita de tres pies que se levantaba y  batía en el suelo con uno de sus pies.

Más fue Allan Kardec quien resolvió investigar aquel fenómeno, orientado a desenmascarar el fraude, pues pensaba que se trataba de una burla.

(Para ver la página: Kardec)

 

 

 

 

 

 

 

Encuentra que este site le acrecentó algo de bueno?

Entonces recomiéndelo...