Usted está en la página

BIBLIA

Mundo Espiritual

 

Primera página

Reincarnation

Quien invento la reencarnación?

Acción y reacción

Mundo espiritual

Transcomunicación  instrumental

Investigación Científica

Los fenómenos de Hydesville

Allan Kardec

Mediunidad

Obsesión espiritual

¿Fe o razón?

Biblia 

El Gólgota y el Tabor

 El Comforter

Quien fue Jesús?

Enfermedades

La oración

La Compasión en el

concepto budista

 

 

 

Muchos entienden que la Biblia,

vista como la  palabra de Dios, no puede ser

cuestionada, apenas obedecida.

Mas será que todo lo que era bueno en los

 milenios pasados continua

sirviendo en los días actuales?

 

 

Para oír

 

      

      Biblia

 

 Muchos de los que contestan la comunicabilidad de los espíritus, la reencarnación, etc., lo hacen apoyados en la Biblia. De ahí la necesidad de situarse en sus debidos lugares.

 

No hay cualquier intención de ennegrecer esa obra o disminuir su importancia como guión material y espiritual que ha conducido, y aún conduce el pueblo israelita, y sigue siendo un faro a alumbrar millones de mentes y corazones, principalmente en el mundo cristiano. Pero la verdad, en este caso, debe ser hablada con toda nitidez, porque sólo ella tiene la fuerza de abrir grilletes estructuradas al largo de los siglos y deshacer cristalizaciones milenarias, en una época  en que la razón empieza a preponderar sobre la imposición. 

 

Muchos entienden que la Biblia, vista como la palabra de Díos, no puede ser cuestionada, solamente obedecida.

 

Sabemos que el ser humano progresa con el pasar del tiempo. La mentalidad de la humanidad, hoy, es bien distinta de aquella que marcó los siglos y los milenios pasados. Es la fuerza de la vida impulsando la criatura para frente, cambiando su punto de mirada, sus focos, sus conceptos, sus concepciones. Es como alguien que va subiendo por las cuestas de una colina; cuanto más sube, más amplio se va quedando el horizonte que su vista alcanza.

 

¿Será que todo que fue bueno en los milenios pasados sigue sirviendo en los días actuales?

 

Seguramente, no.

 

Ejemplo de esto tenemos en las leyes del Antiguo Testamento, de las cuales apenas unas pocas pueden ser aplicadas en la actualidad.

 

En Biblia encontramos dos tipos de mentalidad: las duras leyes de Moisés, cobrando “ojo por ojo, diente por diente”, y el Evangelio donde Jesús manda perdonar las faltas ajenas de forma incondicional, amar a Díos, al revés de tenerle miedo; amar el próximo como a si mismo, y practicar el bien en todas sus expresiones.

 

Las leyes de Moisés eran adecuadas y correctas para educar aquel pueblo rudo y insubordinado, en sus fases más primarias. Ya las que fueran traídas por Jesús, muestran el amor y el perdón, además de varios otros valores, como actitudes a ser aprendidas y practicadas. 

           

PREGUNTA FRECUENTE

 

Si las religiones judaico-cristianas tienen sus bases firmadas en la Biblia, ¿cuál de ellas está con la verdad, ya que todas tienen argumento que entienden ser los más fuertes? 

 

¿Vamos a razonar un poco?

 

Si usted estuviera elaborando su presupuesto familiar y alguien le afirma que 5 más 3 son 11, ¿qué hará?

¿Vas a aceptar esos valores como ciertos, sólo porque alguien en quien usted cree ha dicho eso, o irá hacer la cuenta para ver se aquella afirmación es correcta?

 

Si aceptar fácilmente lo que dicen, sin nada cuestionar, usted se arriesga a tener grandes problemas en su vida.

 

El mismo acontece con relación a las religiones. Cada una dice que está con la verdad, sin embargo todas piensen distintamente unas de otras.

 

¿Qué hacer entonces, para encontrar la verdad religiosa?

 

Ciertamente lo mismo que usted haría para encontrar los valores reales para su presupuesto: calcular, analizar, cuestionar, usar la razón y el buen sentido.

 

Entonces, tenemos el siguiente:

 

Si fuéramos obedecer todo que manda la Biblia, principalmente las leyes de Moisés, tendríamos de:

 

a) Matar los hijos que fáltasenos con el debido respecto. Ese mandamiento está en Éxodo 21:17.

b) Ejecutar sumariamente todos que alguna vez tuviesen relaciones sexuales con otra persona que no su cónyuge. Ese mandamiento está en Levítico 20:10.

c) Matar tanto el hombre cuanto la mujer que tuviesen relación sexual estando ella menstruada.

d) Ejecutar todo aquel que hiciese cualquier actividad en el día de sábado. Ese mandamiento está en Éxodo 31:15 y 35:2.

 Esas son apenas algunas de las muchas situaciones para las cuales las leyes del Antiguo Testamento determinan pena de muerte: Si no crees, puede confrontar en la Biblia.

 

Los cinco primeros libros de la Biblia son conocidos como el Pentateuco. En ellos en narrada la creación de la Tierra, de Adón y Eva, y la saga de parte de su descendencia hasta la llegada del pueblo israelita a las vistas de la tierra prometida y la muerte de Moisés. Traen también las leyes, desde los diez mandamientos, recibidos en el monte Sinai, hasta las ‘mosaicas’ o leyes de Moisés, asentadas en el principio ojo por ojo, diente por diente.  

 

Es fácil entender porque Moisés ha establecido lees con penalidades tan severas. Ellas eran necesarias para adiestrar aquella gente de naturaleza rebelde. Tamaño rigor podría también justificarse por lo ipso de no haber prisiones, y por eso, para un pueblo nómada, que vivía a  peregrinar por el desierto, no era posible escalonar castigos proporcionales a la gravedad de los delitos.

 

Las leyes de Moisés, como se puede fácilmente percibir, eran normas temporarias, elaboradas para un pueblo, en un determinado momento de su historia. Sólo que hoy, en el mundo moderno, una parcela de la humanidad aún se guía por ellas. Es por eso, por esa fuga a la realidad, que hay tanta confusión religiosa en el mundo occidental.

Eso ocurre porque la mente humana sigue siendo condicionada desde su prehistoria a obedecer ciegamente a los lideres que se presentan como representantes de la divinidad, eso algo misterioso, muchas veces asustador, y que se cree ser el mandante de los castigos y también donados de beneses. Con eso, las generaciones se fueran acostumbrando a obedecer ciegamente sus religiones, sin nada cuestionar.

 

Pero quien desea renunciar eso status quo, salir de esa condición de rebaño, asumir la realidad que la evolución posibilita, encuentra siempre grandes dificultades interioras, y el miedo de estar dando un paso errado y por eso ser castigado.

 

Los largos condicionamientos psicológicos son muy difíciles de ser erradicados. Por eso entendemos ser necesario tratar de este asunto, mismo de forma superficial.

 

Jesús ha dicho: “Y conoceréis la Verdad y ella vos libertará.”

 

Es importante para quien está procurando la Verdad, poder hacerlo  con la mente libre de esas amarras milenarias. Y es justamente ese conocimiento que irá libéralo de posibles sentimientos de culpa, para que pueda, con el alma leve y el espíritu tranquilo, empezar una nueva etapa en la busca de la Verdad, la procura de Díos.

 

Pero esto absolutamente no significa que estamos mezquinando el papel de la Biblia, por lo contrario. Sus ensañamientos morales tienen sido el faro a iluminar el pueblo israelita y todos los pueblos cristianos, sin hablar de lo evangelio, ese guión de luz que llegó al mundo como la mayor de las sonrisas en la historia del pensamiento humano.

 

De dentro de las centenas de leyes establecidas por Moisés vamos a encontrar una que prohíbe la consulta a los muertos, y que dice así: “Cuando entrares en la tierra que el Señor tu Díos te dé, no aprenderás a hacer conforme las abominaciones de aquellas naciones. Entre tu no se encontrará quien haga pasar por el fuego su hijo o su hija, ni adivinador, ni pronosticador, ni agorero, ni hechicero, ni encantador de encantamientos, ni quien consulote un espíritu adivinador, ni mágico, y ni quien consulte a los muertos, pues todo aquello  que hace tales cosas es abominación al señor” (Deut.18:9 a 14).

 

Es fácil de se ver que esa prohibición tenia por meta evitar que los israelitas se contaminasen con las practicas supersticiosas e idólatras de los pueblos bárbaros que deberían conquistar. Lo que también proba que aquellas poblaciones tenían por habito consultar sus muertos.

 

Las comunicaciones con los espíritus, cuando hechas de manera ética y responsable como sucede en los centros espiritas kardecistas, siempre tienen finalidades nobles; nunca para consultas visando cualquier interés terrenos, porque los espíritus más evolucionados no actúan como nuestras niñeras. Hay también el acogimiento a espíritus sufridores, esclarecimiento a los obsesionados en el intuito de llévalos a renunciar ideas de venganza y dejar de perseguir sus desafectos. Las comunicaciones de los espíritus más evolucionados visan siempre el bien común, el esclarecimiento, las exhortaciones para la practica de los enseñamientos de Jesús, el amor puesto en acción.

 

Y recordamos lo que Jesús ha dicho, en Mateos 7:16 y 17: “Por los frutos los conoceréis” y “ Todo bueno árbol produce buenos frutos y todo malo árbol produce malos frutos”.

 

En Verdad, los frutos de lo Espiritismo son todos buenos.

 

Pero es indiscutible que la Biblia debe ser considerada un libro sagrado, por los extraordinarios valores éticos y religiosos que presenta, pero ni por eso se debe aceptar ciegamente todo lo que ella dice. El juicio no permite ignorar las innumeras contradicciones e incoherencias que son encontradas en su cuerpo, particularmente en el Antiguo Testamento.

 

Y para que las cosas se queden claras y no sobren dudas, veamos en primer lugar algunas de sus contradicciones:

 

1- La primera se encuentra luego en el primer capítulo de Génesis, con la creación de las noches y días, la separación de las aguas, la producción de hierba y árboles fructíferas que daban frutos y semillas, para sólo después, en el cuarto día, ser creado el sol, la luna y las estrellas. ¿Cómo podría haber noches y días, plantas fructificando, sin el sol? 

2- La humanidad entera, durante milenios y hasta hoy, estaría pagando por los pecados de Adón y Eva, aunque Díos tenga afirmado en Ezeq. 18:20, Deut. 24:16, Jer. 31:29/30, que los hijos no pagan por los pecados de los padres, ni el justo por lo pecador. Y si el justo no paga por lo pecador, ¿porqué Jesús morería en la cruz para pagar por los pecados de la humanidad?

3- En Éxodo 9:1 a 7 vemos Díos mandando una plaga que mató todos los animales de los egipcios, incluso sus caballos, pero días más tarde la caballería egipcia es ahogada en la Mar Roja. ¿Qué caballería, si todos los caballos habían sido muertos con la plaga?

4- ¿Cómo podríamos conciliar (Ecles. 9:5) que dice: “Los vivos saben que han de morir pero los muertos no saben de cosa alguna”, con la parábola sobre el rico y Lázaro (en Lucas 16:23); o con la escena en que Moisés y Elias (muertos a siglos), conversaron con Jesús en el monte, en presencia de tres apóstoles (Lucas 9:30), o aún, con la entrevista que tuve Saul con el espíritu de Samuel, ya que este estaba muerto? (1º Samuel 28:11/20).

5- En Oseas 6:6 Díos dice: “Misericordia quiero y no sacrificios y el conocimiento de Díos más de que holocaustos”. No en tanto, Él propio ordena ofrendas, holocaustos y sacrificios por los más insignificantes delitos... Y no sólo por los delitos, pero también  por una infinidad de conmemoraciones y obligaciones.

 

CUESTIONAMENTOS PARA REFLECCIÓN

 

Si hay contradicciones en el cuerpo de una obra, ¿es coherente acéptala ciegamente, en su totalidad?

 

Pero en el Nuevo Testamento también hay innumeras incoherencias y contradicciones, como, por ejemplo:

 

Juan afirma: “ Se proferirmos que no tenemos pecado, no existe verdad en nosotros” (1º Juan, 1:8), pero en el capitulo 5:18 el mismo afirma que “Quien es nacido de Díos no peca”.

 

En 1º Juan 2:2 leemos: “Jesús es la propiciación por los nuestros pecados, y no solamente por los nuestros pero aún más por los pecados del mundo entero”, pero luego adelante, en el capitulo 5, vers. 19 contradiciendo lo que dijera, volvemos a leer: “Sabemos que somos de Díos, y que el mundo entero yaz en el maligno”.

 

También los apóstoles nunca se entendieron cuanto al instrumento de la salvación, se sería la gracia, las obras o la fe. Y recordamos aún Jesús cuando dice; “No acabaréis de recorrer las ciudades de Israel, sin que venga el Hijo del Hombre” (Mateos 10:23), “Algunos de los que aquí están no verán la muerte sin que vean el Hijo del Hombre en su reino” (Mateos 16:28), e, hablando sobre lo que es interpretado como su segunda venida, afirmó que no pasaría aquella generación sin que todo se cumpliese.

 

Pero es bueno recordar que los Evangelios fueron escritos muchos años después de la muerte de Jesús, fueran copiados y recopilados millones de veces, sofrieron innumeras traducciones, interpolaciones, interpretaciones y hasta mismo modificaciones y enjertos en sus textos, visando adáptalos a las ideas e intereses de la Iglesia. Como ejemplo de esto podemos citarla guardia del sábado, que fue sencillamente trasladada por la Iglesia para el domingo.

 

 También hay grandes contradicciones entre el Viejo Testamento, los Evangelios y las epístolas. El contenido del mensaje de Jesús está integralmente calcado en la más perfecta justicia, en el sosiego, en el perdón y en el amor. Ya el discurso de algunos de los fundadores del cristianismo dispareja esencialmente de los enseñamientos de Jesús. Por ejemplo: El Maestro pone el amor y la practica del bien, como condiciones únicas para se alcanzar el reino de Díos. Ya Pablo afirma que la salvación viene solamente por la fe. Dice él: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por la fe, independientemente de las obras de la ley” (Rom. 3:28). Mientras eso otros apóstoles enseñan que la salvación es por la gracia y otros aún, afirman que es por las obras. Como se ve no existe consenso en sus enseñamientos, o sea, presentan contradicciones.

 

Y esas contradicciones terminaron por producir centenas de religiones que interpretan la Biblia, cada cual a su manera.

 

Lo que mostramos hasta aquí es solamente una fracción de todas las contradicciones e incongruencias que poden ser encontradas en la Biblia. Alguien que quiera profundarse más encuentra harta bibliografía a ese respecto, como por ejemplo, en el libro ya citado El espiritismo y las Iglesias Reformadas. Pero es posible encontrar explicaciones para  algunas de esas contradicciones, principalmente a las del Nuevo Testamento.

 

El conceptuado escritor Carlos Torres Pastorino, diplomado en Filosofía y Teología por lo Colegio Internacional S. A. M. Zacarias, en Roma, y Profesor catedrático en el Colegio Militar en  Rio de Janeiro, en el libro Sabiduría del Evangelio dice:

 

“Los primeros ejemplares del Nuevo Testamento eran copiados en papiros (especie de papel), material frágil y fácilmente deteriorable. Más tarde pasaron a ser escritos en pergamino (piel de carnero), tornándose más resistentes y duraderos.

 

Los manuscritos eran grabados en letras “capitales” o “unciforme” (o sea, mayúsculas). Sólo a partir del 8º siglo pasaron a ser escritos en “cursivo” o en letras minúsculas.

 

“Los encargados de copiar los manuscritos eran llamados copistas o escribas. Pero ni siempre conocían bien la lengua, sendo apenas buenos dibujantes de las letras. Peor aún se tenían conocimiento de la lengua, porque entonces se encargaban a “enmendar” el texto, para conformarlo a sus conocimientos.

 

 No había señales gráficos para separación de oraciones, y las propias palabras eran copiadas de seguida, sin intervalo, para economizar el pergamino que era muy caro. De ahí innúmeros recursos empleados, como por ejemplo, las abreviaturas, las interpolaciones y muchos otros, que acababan cambiando los textos originales. Hay también la cuestión de las traducciones, de las inserciones y modificaciones que fueran hechas a lo largo del tiempo para atender a distintos intereses.

 

También a esto se deben algunas de las contradicciones y mu7chos trechos de casi imposible entendimiento racional”

 

En el libro citado anteriormente, Torres Pastorino transcribe un texto de Orígenes, considerado uno de los mayores exegeta (estudioso e interprete de textos bíblicos) que, refiriéndose a las copias del Nuevo Testamento, dice: “Presentemente es declarado que grandes fueran los desvíos sufridos por las copias, quer por lo descuido de ciertos escribas, quer por la audacia perversa de diversos correctores, quer por las adiciones o supresiones arbitrarias.”

 

Queda así bien claro que el Nuevo Testamento que hoy leemos sufrió infinitas modificaciones, no siendo posible, por lo tanto, acéptala “al pie de la letra”.

 

PREGUNTA LÓGICA

 

¿Existe una religión o doctrina que pueda ser seguida ciegamente, sin cuestionamientos, sin usar la razón, el buen censo?

 

Ciertamente, no.

 

Vamos entonces concluir el análisis de esta cuestión, con lógica y buen censo.

 

Para que la verdad plena estuviese en la Biblia, esta tendría de ser absolutamente coherente, sin contradicciones y estar de acuerdo con la razón, porque las contradicciones en el cuerpo de una doctrina fragilizan a su credibilidad. 

 

Muchos dicen: “la Biblia es la palabra de Díos y necesita ser obedecida y no comprendida”.

 

Pero se Díos nos ha dado el raciocinio y un poco de sabiduría, es para podremos discernir en nuestra busca por la Verdad. Y recordamos que Jesús ha afirmado: “Conoceréis la verdad y ella vos libertará”. Con eso Él dejó claro que ha venido nos enseñar una ética de vida, como  realmente lo hice, pero la Verdad (o más una parte de ella) vendría más tarde, cuando el ser humano ya estuviese bastante madurado para entenderla y poder, así, libertarse de los condicionamientos milenarios a que se encuentra cadeneado.

 

Además de esto, para ser la “palabra de Díos”, la Biblia tendría de ser absolutamente coherente y vaciada en todo su cuerpo en la más perfecta justicia, ética y amor, teniendo en vista que debería reflejar las cualidades de Aquello que lo tendría escrito o dictado.

 

Así, el buen censo nos dice que la verdad plena está solamente con Díos. Sólo Él todo sabe.

 

Así siendo, nosotros sólo tenemos de ella vislumbres... Y es por eso que peleamos y hasta desencadenamos guerras sangrientas, porque cada cual entiende ser el dueño exclusivo de la verdad, cuando realmente sólo tiene de ella algunos fragmentos.

 

 

 

 

 

Encuentra que este site le acrecentó algo de bueno?

Entonces recomiéndelo...